Skip to content
Razas de Caballos

¿Cómo elegir el freno de un caballo?

El freno del caballo, también conocido como bocado o filete es el elemento que se introduce en la boca del equino para dirigirlo. Por lo general es de acero o metal, aunque existen algunos de goma que son menos convencionales. El mismo cuenta con dos anillos laterales donde se colocan las riendas y la cabezada.

Freno del caballo

El mismo cuenta con tres partes: embocadura, barbada y camas.

  • Embocadura: es la barra transversal que se introduce en la boca que genera un sensación de dolor en el animal para que obedezca las indicaciones del jinete. Une las camas y se encuentra apoyada sobre la mandíbula del equino. Existen dos tipos; de una o dos piezas.
  • Barbada: es la cadena exterior que se encarga de sostener el freno cuanto está trabajando. Se sujeta al extremo izquierdo del filete a través de una malla en forma de “S” suspendida, y pasa por debajo de la barbilla del caballo.
  • Barras laterales: también conocidas como camas se encuentran en el exterior de la boca, generalmente son rectas aunque puede haber curvas. Las rectas son utilizadas cuando el caballo tiene tendencia a agarrarla con los dientes o labios.
Freno para caballo

¿Cómo colocar el freno de un caballo?

Colocar el freno de un caballo es algo sumamente sencillo, pero requiere de atención. Debe ser colocado por encima de la lengua, en el espacio de las barras donde no hay dientes. El ajuste óptimo de la cabeza debe formar un único pliegue en la comisura de los labios. De esta manera nos aseguramos que los puntos de presión se encuentren en la lengua, las barras y la comisura de los labios.

Tipos de freno

La elección del freno es sumamente importante tanto para el caballo como para el jinete. Para una correcta elección hay que tener en cuenta la forma y sensibilidad de la boca. Generalmente si el caballo es sensible a la acción del freno es conveniente que sea suave, de lo contrario debería usar un freno fuerte.

Anillos y correderas

Este es el más común de todos los frenos para caballos. Para que la comisura de los labios no se dañen se suelen alegrar unas arandelas de goma, que a su vez sirven para que el freno no se desplace de un lado al otro.

Freno de anillos

Oliva

Contiene articulación que impiden a los anillos ser corredizos, dejándolos fijos. El freno es más fino, y los anillos ya no son circulares, sino en forma de “D”.

Freno de oliva

Palillos

Muy similar al anterior, pero en los anillos agrega unas barras rectas que impiden que el freno se desplace de lado a lado por la boca. Es el más utilizado en los caballos para doma.

Freno de palillos

¿Cuál es el freno ideal?

Para saber cual es el freno ideal para tu caballo debes tener en cuenta las siguientes recomendaciones:

  • Grosor de la embocadura: sus extremos deben medir por lo menos 14 mm, siendo los gruesos más cómodos. La medida más usada es de 20 mm.
  • Articulación de la embocadura: puede ser simple o doble. En el primer caso se compone de dos cañones que permiten dar paso a la lengua. En el segundo caso, posee una articulación que une los dos cañones. Generalmente este último es el más cómodo para los caballos.
  • Cañon vacío o macizo: el macizo es el más pesado, lo que proporciona mayor estabilidad.
  • Material: generalmente son de acero inoxidable, aunque existen modelos que mejoran sus características añadiendo piezas de bronce. Es importante que el freno esté en buen estado para evitar lastimaduras en la boca.
  • Dimensión: corresponde al largo del cañón, medida tomada desde la parte interior entre uno y otro anillo. Existen varias medidas que van desde 4″ (para ponis) hasta 6″ para los caballos de mayor porte. Si el freno es muy angosto, aprieta la comisura del labio y si es largo de desliza por el interior de la boca, perdiendo el efecto esperado. Debe quedar entre 5 y 10 mm de luz entre el anillo y la piel.
Freno de doble articulación

Historia

Primitivamente la única manera que tenia el hombre para domar al caballo era a través de sus crines, pero con el paso del tiempo debió comenzar a ingeniarse un método resulte más efectivo. Fue allí que se creó una brida primitiva con riendas, a las que posteriormente se le agregarían una especie de palo corto atravesando la boca, considerado como el primer instrumento para regular la velocidad del caballo y frenarlo a cero en carrera.

Más adelante los egipcios inventaron dos tipos de embocaduras. Una de ellas fuerte con puntas agudas ideal para la doma, y otra más suave un tanto menos dolorosa para el caballo.

A fines del siglo XIV apareció una embocadura con dos riendas que con el correr del tiempo se generalizó adoptando diferentes formas.

Caballo con freno de anillos
¿Cómo elegir el freno de un caballo?
3 (60%) 4 votes